Alma Jrs hizo rodar la bocha

La institución esperancina reanudó las prácticas de algunos deportes colectivos bajo los cuidados preventivos y los protocolos exigidos por los organismos sanitarios. Desde ayer, lo hicieron el básquet, vóley y hockey. En las primeras horas de la tarde del miércoles, las “lobas”, aquellas mayores de 16 años, comenzaron a entrenar. Lo hicieron en el Polideportivo de Avenida Argentina.

Las primeras en volver fue un grupo de jugadoras de la Sexta división que pusieron en marcha la práctica bajo la mirada de Lucas Brega.  A continuación, siguieron los equipos de Sub-19, Reserva y Primera que se dividieron en grupos al mando de Adrián Kieffer.

La modalidad de hoy sirvió como prueba experimental. En cuanto a la continuidad de los entrenamientos, lunes, miércoles y viernes entrenarán todas las categorías, a las que se sumará un turno más para las Sub-19 y divisional mayor, los sábados. Martes y Jueves, lo harán las mamis y caballeros (retoman este jueves).

Regina Gonella, arquera del plantel superior, manifestó: “Todas estábamos con ganas de arrancar y poder volver a hacer un poco de hockey. Los entrenadores nos iban dando información de como venia la mano sobre si se podían habilitar los entrenamientos, cuál era la fecha estimada para hacerlo, cómo iban a hacer los protocolos que debíamos cumplir y los pasos a respetar, sobretodo en el club. Finalmente nos habilitaron para volver a las prácticas y todas nos pusimos muy contentas y ansiosas”.

La “carcerbera” agregó: “Nos sentimos muy bien, con mucha alegría y entusiasmo. Se notaba que todas necesitábamos y teníamos ganas de volver a pisar la cancha y hacer un poco de hockey, ya sea en conjunto e individual. Al llegar al club y ver a los profes y compañeras, después de tanto tiempo, fue un momento muy lindo. Durante toda la practica, todas mostraron una actitud positiva al realizar nuevamente las actividades planteadas por los entrenadores”.

Sobre el desarrollo de este primer entrenamiento, Gonella, sostuvo: “Al principio, se nos brindó toda la información necesaria para cumplir con los requisitos y así llevar adelante todo de una manera ordenada. Luego, pasamos a hacer el físico, donde a cada una se le asignó un lugar dentro de la cancha, el cual debía respetar y mantener la distancia entre las compañeras. Una vez que terminamos eso, el grupo se dividió, las jugadoras de campo pasaron a hacer ejercicios con palo y bocha, y las arqueras realizamos actividades mas especificas al puesto, siempre respetando las distancias y los pasos a cumplirs. Finalmente, cuando terminamos con esa etapa, hicimos ejercicios de definición y pegadas al arco para recuperar la costumbre”.

Fuente: Prensa ASH

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *