septiembre 20, 2020

“Pato” Merlotti, símbolo de Banco

Pensar en el hockey de Banco significa retrotraerse a Patricia Merlotti. Personas icónicas que se erigen y de las cuales sería imposible imaginar siquiera algo en la institución y en su gloria. En su etapa como jugadora y entrenadora logró transmitir valores que son tan importantes que se puede desplegar dentro de un campo de juego. Trabajó en el hockey infantil para hacer crecer la base “krestera”. Fue siempre solidaria y así lo demostró como entrenadora.

Un ejemplo de formadora. Muy apasionada y muy querida por todas los jugadores que le tocó dirigir. Banco fue el club que siempre abrazó, algo que recuerda con mucho orgullo.

Sus inicios en el deporte

Acerca de sus comienzos Patricia Merlotti expresó que “Mi relación con la bocha el palo fueron cuando tenía 15 años. Empecé en Cha Roga, con unas amigas de la escuela como lo son Sandra Manibardo y Carina Mariani, (hasta hoy somos amigas). Jugué solo dos años. Mi entrenador fue Rodolfo Mariani, (que era el papá de mi amiga). Luego hubo algunos cambios de entrenador en el club y me fui. Me pasé a CRAI y Universitario dónde solo entrene unos pocos meses. CRAI se disolvió por esos tiempos por falta de jugadoras. Cuando fui a Uni, todavía no contaba con el pase de Charoga que era muy costoso y no podía afrontar. Así que fue muy breve mi tiempo como jugadora, pero de los mejores recuerdos con amigas. Por esos tiempos terminé la secundaria y comencé a estudiar el profesorado de Educación Física, así que me dedique de lleno a mi formación docente”.

La llegada al club de sus amores

Estuvo en Banco durante 21 años, siendo 2013 la última temporada que trabajó. Jugó, entrenó y dirigió. Era toda una jovencita cuando le tocó “dar cátedra”. Fue allá por 1993 cuando le tocó dar sus primeros pasos en la enseñanza. Sobre el inicio de su camino en la institución de Guadalupe manifestó que “A los 22 años cuando me recibí, un compañero de trabajo de colonia de vacaciones por aquel entonces, que hoy es mi marido Marcelo Weibel, profesor de Educación Física,  también, que trabajaba y sigue actualmente en Banco dando Futbol, sabía que estaban buscando una entrenadora de hockey así que me recomendó. Fue así que en Marzo de 1993 comencé a dar Hockey en Banco”, señaló la ex entrenadora.

También dijo que “Había Infantiles hasta sexta división que eran muy poquitas. El objetivo era crecer como club y tener todas las categorías. Así que poco a poco se hizo un trabajo de hormiga promocionando y atrayendo jugadoras con familias que conformaban la subcomisión que eran espectaculares”.

Entre competencia y crecimiento

Merlotti explicó los torneos que se afrontaban, la incorporación de mayores categorías que permitieron afianzar la base de la disciplina. “Los entrenamientos se realizaban en la sede del club, entrenábamos en las canchas de tenis y participábamos en cada torneo que había. El infaltable era el viaje de fin de año a algún certamen que se hiciera en Córdoba, en Mar del Plata o si había torneos en el interior de la provincia tratábamos de asistir. Así se fue consolidando y creciendo el hockey. También se sumaron las Mamis Hockey en 1995 (que eran muchas madres de las nenas)”.

Además, agregó que “En 1996 fue creciendo tanto que se incorporó Sergio Córdoba con los equipos de quinta y Primera. También dejaron su gran impronta Ariel Pérez Carli, Ariel Banchio, Marcelo Pardini, Javier Pérez Carli, entre otros. Yo me dedicaba a las inferiores, aunque también me sumé como jugadora de la Primera de Banco que recién se estaba formando y subían muchas chicas de Quinta categoría para completarla. Jugué tres años hasta que se terminó se consolidar la Primera división con las jugadoras que se iban promocionando. Por ese entonces era muy exigente para mí. Tenía a mi cargo todas las divisiones hasta sexta, mis entrenamientos y además mi trabajo como profesora de Educación Física, en la escuela primaria y también daba clases de hockey en la Universidad Católica”.

Una huella imborrable

A la hora de destacar el trabajo dirigencial, “Pato” recordó con enorme afecto a varios directivos de la entidad. Uno que recuerdo que marcó el hockey en el club fue Ángel Carlos Benítez con la cancha de tierra batida. En la subcomisión pasaron muchos pero indiscutiblemente el mejor para mí fue Osvaldo “Bocha” Bernia, con su empuje y trabajo para la realización de la cancha de sintético. Además, siempre están acompañando algunas familias de fierro que estuvieron desde siempre. Y otras que se sumaron más tarde como Basilio, Petruzzo, Monti”, dijo Merlotti.

Sentimiento profundo

Hoy alejada del deporte, Merlotti se aferra a sus emociones y explicó que “Del hockey lo que más extraño son obviamente las jugadoras. Algunas de las primeras que se iniciaron conmigo y hoy siguen son las hermanas Carasatorre, Yosi Kakazú, Corina De Bernardi, Georgina Bernia, Julia Aranda, puff…tantas que no quiero olvidarme de nadie. Otras camadas más que vinieron más tarde fueron Ruth Fuchs, Anita Sánchez,  Celina Basilio, Mili y Cande Petruzzo”.

Por último, Patricia Merlotti resaltó lo que significó para ella Banco. “Si bien hubo algunos premios y campeonatos obtenidos, creo que el mejor logro es el cariño de los jugadores, de los padres y  el recuerdo permanente. El Hockey de  Banco  siempre va estar en mi corazón como uno de los mejores recuerdos de mi vida.”

FUENTE: PRENSA ASH

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *