octubre 26, 2020

La Salle busca mantener su fuego sagrado

La Salle se constituyó en un equipo con pretensiones de pelear lo más arriba posible. Siempre se presenta como animador de cada certamen. El inicio de la temporada lo tenía a Daniel De Petre, su entrenador, “puliendo” pieza por pieza del plantel competitivo que generaba una expectativa mayúscula.

Sin embargo, la pandemia del coronavirus detuvo todo ese plan de trabajo. La cuarentena obligó a replantearse y pautar nuevos objetivos. Una goleadora muy talentosa de la línea es Josefina Azcárate. La delantera analizó el horizonte que vislumbra. “Es una etapa difícil. Al no haber partidos ni torneos en vistas, es complicado mantener la motivación. Hacemos prácticas de corta duración según el protocolo, aunque son un poco más entretenidas. Es lo que podemos hacer para mantener el ritmo”.

La etapa de la cuarentena fue difícil para todo el plantel. Azcarate describió cómo repercutió la cuarentena en los primeros momentos de la reanudación de los entrenamientos. La atacante sostuvo que “Si bien estuvimos haciendo los trabajos, cuando se habilitaron las prácticas en la ASH se notó la falta de entrenar en cancha. Además, sentimos mucho al volver la falta de estado físico, más allá de lo que veníamos haciendo cada una en sus hogares. No es lo mismo entrenar en casa que en el campo de juego. Pero, así y todo estuvo bueno para exigirse más junto a tus compañeras y amigas del equipo que es algo fundamental”.

Los equipos regresaron a los entrenamientos bajo los protocolos sanitarios de la ASH. La delantera explicó que Como objetivo, no podemos buscar más que tratar de mantener el nivel o una dinámica de juego. Apuntamos directamente para que si se vuelve el año que viene, no nos cueste tanto retomar. Todos los equipos estamos en la misma situación. Tratamos de hacer ejercicios de técnica individual, como pases, recepción y definición. Al no permitirse el contacto, es difícil hacer situaciones de partido. Es lo que se puede hacer” explicó Azcarate.

La inactividad competitiva llevó al plantel a tener otras prioridades en las prácticas. “La Salle es un equipo que siempre apuntó a competir, es habitual que nos planteemos  objetivos altos. Mantenerse en la misma intensidad que manejamos es difícil. Sin embargo, el ambiente grupal está más relajado. Venimos más a pasarla bien, a divertirnos, dejando de lado la prioridad de ganar. Entonces es momento de disfrutar de estar entre nosotras y mejorar en  lo que haga falta y esté permitido hacer”, manifestó la goleadora colegial.

La idea de juego y la jerarquía de La Salle condujeron al equipo a aspirar a los primeros lugares y ser el multicampeón del hockey santafesino. Sin embargo, la dependencia de una cancha propia trajo sus efectos. “La Salle siempre se caracterizó por estar en las definiciones de todos los certámenes. En los últimos años, los otros equipos se posicionaron a la misma altura o quizás un poco más alto que nosotros. El hecho de tener cancha propia ayudó a muchos y es un factor fundamental para que pase eso.  Se nos está complicando en ese aspecto al no disponer de una superficie de ese estilo, en los horarios que todas podamos y todos los días. Pero el hecho de que el nivel se haya emparejado, está bueno para la competencia” cerró Jose Azcarate. 

FUENTE: PRENSA ASH

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *