noviembre 17, 2020

El Quillá Amarillo sigue su camino ascendente

El Quillá Amarillo es uno de los tantos equipos que regresó a los entrenamientos con una planificación diferente a los tiempos normales. La línea atraviesa su tercer año desde que se formó allá por 2018. Lo hizo de una manera diferente pero con ganas renovadas: se produjo la llegada de un nuevo entrenador como lo es Iván Méndez. “La propuesta para dirigir al equipo llegó en el verano. Me habló Edgardo Fernández, coordinador de hockey de El Quillá. Ya las conocía a gran parte del equipo. Me pareció una buena experiencia para mi carrera como entrenador. Ya estuve con planteles superiores pero no como director técnico principal”, manifestó el actual jugador del plantel del “tiburón”.

Méndez analizó el grupo con el que se encontró. Todas tienen un buen nivel. El grupo era el mismo que el del año pasado. Se sumaron algunas jugadoras que ya estuvieron en el plantel en temporadas anteriores y un par de chicas nuevas que llegaron a Santa Fe para realizar su formación académica.”

Además, el responsable táctico explicó lo que fueron aquellos primeros meses de actividades. “Como prueba de pretemporada, jugamos el torneo “Tín Avero” en Paraná. Fue muy importante para adquirir rodaje para esa etapa del año. Salimos segundos en ese certamen.

Todo venía en crecimiento hasta que la pandemia frenó las ilusiones. El cuerpo técnico  se las tuvo que ingeniar para tener a las jugadoras motivadas. Sobre el trabajo que hicieron en esa difícil etapa, Méndez sostuvo que “A lo largo de la cuarentena, Juani Frabotta, preparador físico del equipo, les pasaba a las chicas las rutinas de trabajos a realizar por semana. Algunas chicas lo hacían y otras no. Pero tanto él como yo, tratábamos de estar siempre motivándolas para que lo hagan y, de esa manera, el regreso a las prácticas no costara tanto.”         

A través de la flexibilización del gobierno provincial, la situación tendió a favorecer el regreso a las prácticas. “La vuelta a los entrenamientos costó para todos. Era algo que todos estábamos esperando. Entrenar en casa y estar encerrado era muy difícil. Regresar al club te ayuda, te despeja, hace bien desde lo personal hasta lo anímico. Fue una gran noticia para todos” afirmó Méndez.

Todo intenta a volver a ser como antes, dentro de las posibilidades que tienen a su alcance, según el protocolo y la realidad deportiva,  el ex jugador de San Jorge de Villa Elisa evaluó los entrenamientos. “El número de jugadoras no era el mismo. Es bastante reducido. De 20 que teníamos, pasamos a tener diez o menos. Cuando son pocas, cuesta realizar el entrenamiento pero cuando es un número mayor, se lleva mejor la práctica. Lo que priorizamos es el entrenamiento en general, no estar quietos. Sabemos que será muy complicado que se pueda realizar algún torneo”.

De cara a lo que se viene de cuáles serían las expectativas, Méndez sostuvo que “Apuntamos a mejorar desde lo técnico y como equipo para el año que viene. El objetivo pasa por tener dos equipos distintos, uno para Primera División y otro para Reserva para hacer frente el torneo del próximo año de la mejor forma”.

FUENTE: PRENSA ASH

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *